Paseos

LAGUNAS DE EPU-LAUQUEN

Partiendo desde Andacollo por RP 43 iniciamos este viaje distante 67 Km hasta el ANP (Área Natural Protegida) Provincial “Lagunas de Epu-Lauquen”. Luego de cruzar el puente (sobre el río Neuquén) se toma el camino a la derecha con imponentes vistas de la Cordillera del Viento por un hermoso camino pavimentado que en el Km 28 nos presenta un paisaje rural de gran belleza: Bella Vista, abrazado por el  río Nahueve. Este es un excelente lugar para la práctica de pesca deportiva y para realizar excursiones guiadas (vertiente Piedras Meonas). En el km 33 se deberá tomar a la izquierda por la RP 45 que bordea el río Nahueve. En el km 44 podremos captar una foto imperdible: la unión de dos ríos de montaña: el Buraleo y el  Nahueve. Bordeando este último llegaremos al puesto de Gendarmería y la tranquera donde comienza la Reserva Turístico-Forestal Lagunas de Epu-lauquen (en mapuche epu: dos, lauquen: lagunas) de 7.500 hectáreas, primera manifestación del Bosque Andino Patagónico. 
Un maravilloso espectáculo natural, con un escenario montañoso que contrasta bosques con vegetación xerófila. Esta singular reserva turística cuenta con un reducto único de roble pellín y otras variedades arbóreas como lenga, ñire, sotobosque de caña colihue (usadas antiguamente por los aborígenes para construir lanzas e instrumentos musicales) y una multicolor flora silvestre: amancay, mutisia, el hongo «pan de indio», helechos «costilla de vaca», palo amarillo, arvejilla, zarzaparrilla, frutilla y frambuesa, que enmarcan las azules y cristalinas lagunas. Su fauna está representada por cóndores, ñancos, águilas, zorros, pumas, patos y garzas.  
Esta permitida la pesca deportiva de truchas fontinalis, percas y bagres (previa solicitud del permiso correspondiente), sobre todo en el Arroyo La Nasa que une ambas lagunas, la desembocadura del arroyo Raíces y las nacientes del río Nahueve. Se dispone de asistencia y consulta del cuerpo de  guardafaunas. 
Desde su vehículo podrá observar dos de las cinco lagunas que componen el sistema, pudiendo transitar hasta la última tranquera. Desde allí se debe continuar a pie hasta la cascada del arroyo Chaquira, laguna Negra y cerro Crestado (límite con Chile). Es muy recomendable ser guiado por los guardaparques o personas autorizadas por turismo.
Es un paseo imperdible, de fácil acceso, ya que el ripio es transitable por todo tipo de vehículos. Se puede acampar, aunque sin servicios, y tomar fotos que parecerán postales. Es un sitio ideal para el campamentismo agreste, caminatas, safaris fotográficos o disfrutar de la tranquilidad del paisaje. Además el paisaje tiene una riquísima historia cultural de hechos, cuentos y leyendas que lo hacen mágico y único. 

VERTIENTE PIEDRAS MEONAS

En el paraje Bella Vista (km 28 desde Andacollo), de increíble paisaje, se destaca un conjunto de numerosas vertientes que en grandes chorros brotan de un alto paredón de basalto ennegrecido. Esta caída forma el río más corto de la Provincia del Neuquén, desembocando a pocos metros, en el Nahueve. Antiguamente el lugar, conocido como el Mallín o Malal mallín (por su fértiles campos de agua abundante y grandes pastizales naturales) era asentamiento preferido de tribus indígenas y luego pobladores chilenos dedicados a la agricultura y la ganadería. Con la fundación de Chos Malal, el juez de turno visitó el lugar  y quedó prendado del hermoso paisaje, pero horrorizado del nombre que tenía: “Las Meonas”. Se negó a asentar este “nombre grosero y soez” en los libros oficiales del juzgado y por ello decidió cambiarlo de ahí en más de todos los registros oficiales de la Gobernación. Hoy el lugar se llama justamente Bella Vista, pero los admirables chorros entre las piedras siguen conociéndose con su viejo nombre: Las Meonas.

ÁREA NATURAL PROTEGIDA SISTEMA DOMUYO

Se encuentra ubicado en el extremo norte de la cordillera del Viento. Conocido como «Techo de la Patagonia», es la cumbre más alta de la cordillera neuquina (4.709 m.s.n.m.) y de la Patagonia. Su nombre es de origen mapuche y significa “que tiembla y rezonga”, debido probablemente a su actividad geotermal. 
Saliendo desde Andacollo se deberán transitar 94 km, el tiempo estimado de viaje es de casi 3 hs. Tras cruzar el puente sobre río Neuquén, se toma el camino a la derecha por RP 43 que nos llevará hasta la localidad de Las Ovejas (35 km asfaltado recientemente). En el km 33 sale el desvío (izquierda) a las Lagunas de Epu-Lauquen, debiendo seguir derecho hasta el km 38 donde se arriba a Las Ovejas (aquí podremos abastecernos de comida y bebidas, realizar llamadas telefónicas y visitar la oficina de turismo para obtener más información de los lugares más atractivos). 

En el km 50 atravesará el Cajón de Invernada Vieja y 6 km después hay una bifurcación de caminos donde es posible tomar la RP 54 (izquierda) rumbo a Manzano Amargo, en este caso continuamos derecho por la RP 43. En km 59 se cruza el río Neuquén, para encontrar 1 km más adelante la localidad de Varvarco (Puerta del Domuyo, allí es posible de proveerse de comida, bebidas y teléfono público y conseguir alojamiento en camping o cabañas). Sigue camino sinuoso con tramos angostos, atravesando cerros con columnas basálticas. 

En el km 73 se observan a la izquierda «Los Bolillos», macizos de areniscas amarillas y coloridas, a las que el viento y la lluvia les ha dado curiosas formas que le dan su nombre. 
En el km 82 llegamos al Cajón del Atreuco, impactante garganta tallada por el agua. En km 84, es posible ver formaciones que semejan monjes marchando por la ladera. En el km 91 sale camino hacia Los Tachos y El Humazo (derecha). En el km 93 el badén de mayor dificultad (se sorprenderá al tocar el agua) para llegar 1 km después a Villa Aguas Calientes. En este punto hay cabañas del ISSN (Obra Social del Neuquén), que cuentan con gas, electricidad, radioteléfono y agua caliente, además de un camping agreste sin servicios. Desde allí se puede recorrer todo el Sistema Domuyo (este es un cerro impropiamente llamado volcán, ya que en su cima no se encuentran cráteres o escoria volcánica), donde el viajero tendrá la sensación de estar en el techo del mundo. 
Para los amantes del montañismo ésta es una opción de las más agrestes, ya que el lugar se encuentra casi en estado virgen e intacto. La época recomendada para visitarlo es durante los meses de enero y febrero, por su dificultad y características climáticas, la ascensión también se debe realizar con un prestador turístico de la actividad de montaña habilitado por la Subsecretaría de Turismo de la Provincia del Neuquén. Debe preverse 6 a 8 horas hasta el campamento de altura, ubicada a unos 3.200 mts. Allí se descansa y aclimata para emprender las 7-8 horas de ascenso hasta la cumbre. Subiendo se pueden encontrar con obstáculos como campos de hielo, aunque también nos espera un camino fascinante cubierto de coirones y arbustos achaparrados, incluso es posible avistar Cóndores y Águilas Mora en la cumbre, mientras que en el sector más bajo se encuentran distintas variedades de patos. La ascensión puede llevar varios días y es recomendable programar con tiempo los preparativos de la ascensión.

LOS BOLILLOS – LA MATANCILLA

A 15 Km. de Varvarco se encuentran Los Bolillos, caprichosas formaciones rocosas de edad miocena que han sido erosionadas por la acción de la naturaleza (el viento y la lluvia). Se destaca el grupo de los monjes, en contrastes de colores, que dan una sensación mágica al lugar. Un interesante paisaje de tonos rojizos y amarillos contrastan con el Cajón del Río Varvarco, ofreciendo un espectacular panorama, con imponentes alturas y caminos de precipicios. El camino está en regular y con pequeños arroyos para vadear. Desde hace unos años se organiza un trekking nocturno Camino a las estrellas organizada por la Comisión de Fomento de Varvarco. Una actividad imperdible y para agendar ya que los cupos son limitados y año a año concurren más turistas.

AGUAS CALIENTES O TERMAS DEL DOMUYO

Estas termas se encuentran dentro del Área Natural Protegida Sistema Domuyo, son pozones naturales, arroyos de aguas calientes y diversas manifestaciones geotermales, que se mantienen en su estado natural y se encuentran dispersos entre el paisaje circundante. El acceso es libre y gratuito y se recomienda visitarlas en temporada estival. 
El lugar impone la idea de un inmenso caldero por las profundas gargantas, géiseres (únicos del país), olletas y fumarolas de las que brotan aguas termales con elevada presión, temperatura, vapor, fuertes ruidos y las enigmáticas algas multicolores (existentes en este único lugar del mundo) aptas para el tratamiento de artritis y afecciones dermatológicas. Uno se siente como en un spa natural, todo enmarcado por el Domuyo y las impresionantes vistas de la Cordillera del Viento. Son múltiples los sitios donde pueden disfrutarse estas virtudes del lugar: Los Tachos (con chorros de hasta 3 mts. de altura), El Humazo, La Olleta Bramadora (denominada de esa forma por el curioso sonido que produce), los géiseres de Las Olletas, Manchana Covunco, los Baños Rincón de Papas y de Ailinco. 
La naturaleza lo es todo en este lugar, es un sitio singularmente atractivo por el paisaje donde se enmarca y por las particulares características de sus aguas (la acción volcánica produjo aguas calientes con temperaturas de más de 80 °C, los géiseres: emanaciones intermitentes de chorros de agua caliente, olletas y fumarolas: gases y vapores emitidos a través de las fisuras de los volcanes), ofreciendo una imagen de una particular belleza.